Tecnologías y materiales de impresión 3D.

Aunque hay muchos y variados tipos de tecnologías y materiales que van desde plasticos, metal, madera, en Regalos en 3D basamos todo nuestro producto en 2 técnicas:

    • FDM (Deposición de material fundido), conocida vulgarmente como “Filamento”.
    • SLA (Estereolitografia, Foto Solidificación, o Fabricación Optica), conocida vulgarmente como “Resina”.

Cómo funciona la impresión FDM:

    • Basada en hilos de filamento plástico
    • La impresión por deposición fundida es la más popular y accesible, gracias a una gran gama de filamentos e impresoras en el mercado, donde tenemos versiones domésticas y profesionales
    • Utiliza rollos de filamento de varios colores y texturas, que es calentado hasta su punto de fusión por el cabezal de extrusión
    • El cabezal se desplaza horizontal y verticalmente, depositando capa por capa el material fundido en todos los puntos necesarios, empezando desde la base
    • Una serie de ventiladores se encarga de ir enfriando y endureciendo de nuevo el material a medida que se va imprimiendo
    • Cuando se imprime una capa, se aumenta la distancia entre plataforma y extrusor para comenzar con la siguiente, hasta finalizar la pieza
    • Si el modelo incluye partes colgantes, la impresora debe imprimir material de soporte. Como las capas de material no se pueden depositar en el aire, este material de soporte impide que caigan

Características de la tecnología FDM:

    • Es la tecnología más económica para imprimir en 3D, y cuenta con la mayor gama de colores, texturas y acabados
    • En los modelos que requieren material de soporte y disponen de doble extrusor, podemos utilizar un filamento de distinto color o incluso uno soluble en un jabón especial, lo que hace muy sencilla su retirada
    • Ideal para prototipados rápidos
    • Es resistente a la humedad y a altas temperaturas (de hasta 200ºC)
    • Permite utilizar dos e incluso tres cabezales simultáneos de extrusión, que pueden imprimir en distintos tipos de filamento
    • La pieza impresa se puede procesar, aplicando pinturas, cromados e incluso acetona para suavizar las imperfecciones
    • Retirar el material de soporte puede ser una tarea complicada, que en ocasiones puede dañar la pieza si no se hace con cuidado
    • Los filamentos más habituales son PLA, ABS y policarbonato, pero también se utiliza Nylon, fibra de carbono o madera
    • El PLA es biodegradable, y quizá el más popular principalmente porque no es tóxico
    • Existen variantes como el PVA, que permiten disolver fácilmente el material extra de soporte

Cómo funciona la impresión SLA:

    • Basada en resina
    • Requiere máquinas más grandes y costosas, que son capaces de imprimir piezas de hasta 2 metros
    • La estereolitografía se realiza en grandes tanques rellenos de un polímero líquido (resina) foto-sensible
    • A continuación un láser ultra-violeta es disparado sobre las áreas a imprimir, endureciendo y curando el polímero. El resto permanece en estado líquido
    • Cuando se imprime una capa, se baja la plataforma levemente y se procede con la siguiente capa, pegándola encima de la anterior
    • Al finalizar la impresión, la plataforma eleva la pieza, dejando caer el líquido sobrante
    • Utiliza estructuras de soporte cuando es necesario cubrir cavidades o huecos, que son retiradas manualmente

Características de la tecnología SLA:

    • Gran nivel de detalle, incluso en paredes finas
    • Acabado superficial de alta calidad
    • Ideal para prototipos rápidos
    • Aunque no son tan resistentes como las piezas producidas con impresiones SLS o FDM, la estereolitografía permite más nivel de detalle
    • Permite varias combinaciones de colores y transparencias, además de acabados metalizados y en silicona
    • Fáciles de pulir y de pintar con spray
    • Son susceptibles de deformarse o decolorarse con radiación ultra-violeta (luz solar), por lo que se recomienda aplicar pintura o barniz